acabar con el picoteo entre horas

Acabar con el picoteo

A la hora de perder peso o llevar una dieta más sana y equilibrada, nos damos cuenta de que hay algo que cuesta mucho frenar y es… ¡el picoteo! Sí, podemos comer bien durante todo el día (aunque puede que cantidades insuficientes) pero es llegar las 11 de la noche y nuestro “yo” interior sólo nos pide atacar la nevera, y no precisamente para comer alimentos saludables, sino para comer chocolate, o galletas, o patatas… En otras ocasiones esto se produce por estados emocionales (aburrimiento, tristeza, nervios, preocupación) que intentamos calmar a base de comida.

Pues bien, el primer paso para acabar con el picoteo se basa en identificar la causa del hambre (emociones o pocas cantidades) y luego pararnos a reflexionar antes de abrir la bolsa de patatas o de chucherías, respirar y pensar en otra forma de calmar esa ansiedad. Puede sonar complicado, pero es cuestión de fuerza de voluntad, de conocerse a uno mismo y de seguir algunos consejos si nos cuesta un mundo dejar de picotear. ¡Toma nota!

Cómo acabar con el picoteo

  • Cambio de pensamiento. Prueba a pararte antes de comer, respirar y pensar en algo agradable.
  • Masticar por 30. Resultada llamativo pero una investigación de la Universidad de Birmingham apunta que masticar cada bocado 30 veces antes de tragarlo tiene un potente efecto en el apetito durante todo el día. Por probarlo…
  • Evita snacks y refrescos. Sustitúyelos por fruta, zumos naturales, frutos secos, yogures, té.
  • ¿Y qué compro? Ve sin hambre al supermercado y llena bien la nevera de frutas, verduras, fiambre bajo en grasa, pan integral… Cuanto más sano y natural mejor.
  • 5 comidas. Siendo las principales el desayuno, la comida y la cena. Entre medias puedes picar algo sano(en menor cantidad) como fruta, yogur, un poco de pavo… Deja entre todas las comidas 3 horas de diferencia.
  • Agua, agua. Tan importante para el organismo y la piel, como para generar sensación de saciedad.
  • Organización. Para evitar el picoteo “malo” opta por tener claro lo que vas a comer cada día. Así también te evitará comprar alimentos que no necesitas en tu despensa y menos en tu cuerpo.
  • ¿Actividades? Si es el estrés o algún problemilla el que está motivando el ataque a la nevera prueba actividades relajantes como el yoga, caminar, pilates…
  • ¡Tú puedes! Y si estás en el camino adecuado y quieres un pequeño impulso, no dudes en consultar nuestros tratamientos estéticos corporales. Porque si te ves mejor, te animas y dejas el picoteo de lado para siempre. ¡Ánimo!