Listado de la categoría: Piel

piel después del sol

Cuidar la piel después de tomar el sol

Irse de la playa, llegar a casa, darnos una ducha, ponernos algo fresquito y a continuar. Estos suelen ser los pasos que la mayoría damos tras un día de playa (o de piscina) pero, ¿no crees que se nos olvida algo?

Siempre nos centramos en la importancia de proteger nuestra piel de la exposición solar, hablamos de los factores solares, de cómo aplicar la crema, pero nos olvidamos de que el cuidado de la piel es algo continúo y que, cuando termina la exposición, es necesario seguir cuidándola y protegiéndola. Y más cuando se ha podido ver dañar y presentar sequedad, rojeces, irritaciones o, en el peor de los casos, quemaduras.

Pasar el día en la playa o en la piscina provoca cambios en la estructura de la piel debido a que la mezcla de sol y sal o cloro causan deshidratación y, por lo tanto, sequedad. Si a esto le sumamos una escasa protección, la radiación solar ocasiona daños inmediatos en forma de enrojecimiento o quemadura. Dada esta situación, es necesario que después de la jornada devolvamos a nuestra piel tanto su confort como su correcto funcionamiento.

Cuidados después de un día de playa o piscina

Una vez llegamos a casa y nos metemos en la ducha debemos tener el objetivo de recuperar la función de barrera de la piel a través de la reparación e hidratación.

  • Una vez en la ducha, limpia en profundidad la piel para eliminar sal, lociones, arena, cloro… Hazlo con un jabón suave, hidratante, y con la ayuda de una esponja para que arrastre todas estas sustancias.
  • Utiliza un exfoliante suave que elimine células desvitalizadas y otras impurezas.

Tras estos pasos de limpieza, procederemos a la hidratación:

  • Para el cuerpo, es importante escoger una crema corporal con un alto poder de hidratación y regeneración celular. En este caso, puedes optar por una crema aftersun o una crema extra nutritiva.
  • Para el rostro, utiliza una específica para esta zona y otra para el contorno de ojos. Si tienes la cara un poco colorada, apuesto por crema con efecto calmante, como aquellas que contienen aloe vera.

¿Son necesarias las cremas aftersun?

Sí. Y a pesar de las creencias de que los aftersun solo se utilizan cuando hay quemadura, se debe usar de forma regular tras exponernos al sol.

Este tipo de cremas suelen contener sustancias calmantes como la menta o el aloe vera, además de enoxolona, una sustancia con efectos antiinflamatorios. Por esto, son recomendadas tras una jornada de playa, de piscina o incluso de caminata por el bosque.

El aftersun debe extenderse de manera uniforme por el cuerpo, no es aconsejable abusar de él (utilízalo los días de playa y los días siguientes) y, como todo producto, no es recomendable usarlo de un año a otro puesto que va perdiendo sus propiedades una vez abierto.

¿Y si me he quemado?

Lo más importante es consultar con un médico, especialmente si se producen ampollas o la zona duele mucho.

En cuanto a las cremas, evita aquellas que contienen benzoncaína o lidocaína, o aquellas que no hidraten. Se puede utilizar el aftersun pero su efecto será limitado si la quemadura es algo grave. En cambio, se puede utilizar cremas ricas en aloe vera, vitamina C y E, puesto que además de aliviar la zona, contribuirán a la regeneración de la piel.

Una piel cuidada es una piel bonita, joven y sana. ¡No olvides tus rituales de belleza y evitarás daños futuros en la piel!

peil grasa en verano

Piel grasa: ¿qué puedo hacer en verano?

Si nos preguntan por el aspecto que queremos que luzca nuestro rostro durante el verano, seguro que contestamos que nos encantaría tener un cutis bronceado, luminoso, limpio, sin brillos y libre de impurezas. Por supuesto, esto es posible con los cuidados necesarios en todos los tipos de piel. Sí, incluso en pieles grasas.

Ya sabemos que las altas temperaturas estimulan la secreción de sebo para proteger a la piel de la deshidratación y con ello, los brillos en la piel.  Además de esto, la piel grasa se caracteriza por una mayor tendencia a la flacidez y a la aparición de impurezas como poros abiertos o granitos. Para evitar todo esto, la clave está en ajustar las rutinas de cuidados y dejan a un lado malos hábitos ya adquiridos que no nos están beneficiando en nada.

PRODUCTOS IMPRESCINBILES

Es básico limpiar las impurezas del rostro todos los días, así como eliminar los restos de productos cosméticos aplicados anteriormente y de maquillaje, antes de volver a aplicar lo necesario. Para ello, puedes utilizar agua micelar, tónico o algún producto limpiador especial para este tipo de piel. Luego no olvides aplicar mascarilla. Sí, aunque pensemos que es demasiado en esta época, ésta aportará suavidad y limpieza.

De igual modo, no olvides realizar una limpieza en profundidad de forma más frecuente. Déjate recomendar por un profesional que te marcará las pautas de prevención y limpieza.

¿MAQUILLAJE?

En estos meses, el maquillaje ya no es tan necesario puesto que vamos cogiendo algo de color. En pieles grasas, es recomendable cambiar la base de maquillaje por un crema protectora con color que aporten hidratación y un aspecto más matificante.

ALIMENTACIÓN

No todo son productos, sino también alimentación, que complete el resto de rutinas y aporte a la piel y el organismo los nutrientes necesarios. Con la llegada del calor, la comida es otro factor que debemos modificar, incorporando alimentos ricos en vitamina A (verduras de hoja verde, melón, zanahorias) que reducen la producción de sebo y proteger de los rayos UV. De igual modo, no hay que olvidar aquellos ricos en agua (sandia, pera, melón) para estar siempre bien hidratados, por fuera y por dentro.

TRATAMIENTOS

En nuestros centros de estética te ofrecemos 2 soluciones para tratar la piel grasa que pueden ser aplicadas en cualquier época del año:

  • Tratamiento Purity Intense: regula la grasa, renueva las células de la piel y cierra los poros con fototerapia. Trata y previene la formación de granitos o acné, mejorando el aspecto de la piel y aportando una agradable sensación de frescura y limpieza.
  • Tratamiento Jonzac Pure: ayuda a controlar el exceso de sebo sin deshidratar la piel con productos con certificado ecológico. Es apto tanto para pieles mixtas y grasas, y elimina puntos negros y excesos de brillos en la piel. Así mismo, ayuda a regenerar posible cicatrices o pequeñas heridas causadas por acné o granitos.

EL TRUCO

Para calmar un poco la piel, y teniendo en cuanta el efecto del calor sobre la producción de sebo, introduce tus productos de belleza en la nevera antes de aplicarlos. Así refrescarás la piel.

Por último, y como últimas recomendaciones para la piel grasa en verano:

  • Evitar lavar demasiado el rostro. Especialmente sino se hace con un producto específico.
  • Aplicar crema hidratante 2 veces al día.
  • Usar cremas ligeras y matificantes que camuflen los brillos.

Acércate a cualquiera de nuestros centros y te asesoraremos sobre la rutina de belleza para pieles grasas durante el verano y el tratamiento más adecuado. Pide tu diagnóstico gratuito llamando al 935 190 200.

prinicipios activos en cremas

Principios activos en cremas, ¿cuáles destacan?

Leer los componentes de una crema o entender las diferencias de ese nuevo producto porque contienen tal o cual principio activo, puede ser una tarea complicada si desconocemos cuál es su función. Por eso, y para ayudarte en la elección del cosmético, hemos querido preparar esta introducción a los principios activos, destacando aquellos que, o bien están presentes en gran parte de las cremas, o tienen un efecto más amplio sobre la piel y, por tanto, se adaptan a todos los tipos y necesidades.

Los principios activos son todos aquellos componentes del cosmético que llevan a cabo la función para la que ha sido diseñado el cosmético. Por tanto, tienen un rol principal dentro de la formulación de cada producto. Por ejemplo, antes una crema limpiadora son los principios activos los encargados de eliminar impurezas y suciedad. Cada principio activo no tiene por qué tener una única función, de ahí que puedan combinarse varios en un solo cosmético y cumplir con varias funciones.

Principios activos en cosméticos: sus efectos

Existen multitud de principios activos pero, a continuación, hemos querido seleccionar los más usados y su efecto sobre la piel.

  • Retinol. Estimula la actividad celular y es la forma activa de la vitamina A. Ya sea por vía oral (a través de alimentos o suplementación) o tópica aporta numerosos beneficios para la piel: regenera la piel, devuelve la luminosidad, mejora la textura, es efectivo para tratar acné, manchas o arrugas.
  • Co-enzima Q10. Es un potente antioxidantes y antibactericida. Los niveles de Q10 van disminuyendo conforme envejecemos, debilitando diversas funciones del organismo y de la piel, la cual se vuelve más seca y con arrugas. Entre algunas de sus funciones se encuentra esto último: proteger a la piel del envejecimiento combatiendo los radicales libres y aportando energía a las células.
  • Colágeno. Unos de las moléculas más conocidas puesto que juega un papel fundamental en el mantenimiento de la piel y su firmeza. Por tanto, su carencia es la culpable de la aparición de la flacidez y los cosméticos que llevan este principio pueden ayudarnos a combatirlo, siempre y cuando se realice de forma preventiva, mediante la estimulación de células para la producción de nuevo colágeno.
  • Ácido hialurónico. Es un componente natural de nuestra piel cuya propiedad de retener el agua es asombrosa. Por tanto, se encarga de reconstituir las fibras que sostienen los tejidos de la piel, manteniéndola hidratada y elástica.
  • Resveratrol. Un polifenol que nos protege de los radicales libres y fomenta la formación de enzimas antioxidantes.
  • Aminoácidos. Sustancias que forman las proteínas que rehidratan y proveen nutrientes.
  • Vitamina C. Esta vitamina es un potente antioxidantes y protege las células de los radicales libres. Además, favorece la regeneración de la piel, retrasando así los signos de envejecimiento, y es imprescindible para la producción de colágeno. Por tanto, los cosméticos que combinan ambos principios activos son de gran eficacia.
  • Vitamina E. Otro poderoso antioxidante que protege los tejidos, dilata los vasos sanguíneos, promueve la cicatrización y ayuda a la eliminación de los radicales libres.
  • Aloe vera. Un activo antiinflamatorio y regenerador del tejido cutáneo. Alivia la piel, combate arrugas prematuras y ayuda a la regeneración celular.
  • Azuleno. Descongestivo e hidratante, otorga confort y relax a la piel, por lo que está especialmente indicado para pieles sensibles.
  • Oro. Atenúa las líneas finas de la piel, otorga un tono uniforme y aporta luminosidad. Tiene poder antioxidante y antiage, es antiinflamatoria y estimulante celular, y es recomendable usarlo a partir de los 30 años.

La mayoría de los cosméticos contienen principios activos cuya finalidad es renovar los tejidos conjuntivos y reforzar la hidratación. Estas dos acciones conllevan a una mayor suavidad y a combatir las arrugas u otros procesos asociados al envejecimiento. En los centros Maria Padilla ponemos a tus disposición una amplia gama de cosmética avanzada, con principios activos de gran eficacia y en dosis adecuadas para una mayor acción. Acércate al más cercano y te asesoraremos.

piel sensible en verano

Piel sensible y calor: intensifica los cuidados

A lo largo del año, la piel tiene que ir haciendo frente a los cambios estacionales, necesitando unos cuidados especiales y tratamiento estéticos específicos para ellas. En el caso de las pieles sensibles, ya sean sensible y mixta, o sensible y seca, la llegada del calor suele representar la aparición de rojeces o imperfecciones más marcadas, por lo que es bueno conocer algunos cuidados esenciales para la piel sensible durante el verano.

El sol, los cambios bruscos de temperatura, la humedad y el calor no son buena combinación para ningún tipo de piel. Unas tienden a secarse, otras comienzan a presentar brillos y, en el caso de las más sensibles, aparecen síntomas molestos como la irritación, erupciones, sequedad o descamación de forma irregular. Para su cuidado, además de tener claro nuestro tipo de piel y sus necesidades, es importante tener presente el entorno en el que nos encontramos y nuestros hábitos durante este periodo. Por así decirlo, no es lo mismo una piel sensible en la costa, en la que se juntas calor y humedad, que una piel sensible en el interior o en la montaña, con una mayor tendencia a la sequedad.

Cuidar la piel sensible en verano

Como primera recomendación es aconsejable tratar este tipo de piel mediante un tratamiento profesional para prepararla y protegerla ante los diversos factores ambientales. En este caso, podemos destacar dos tratamientos:

  • Jonzac Reactive. Mediante la aplicación de cosmética dermatológica, formulada con ingredientes 100% bio y agua termal, se alivia y calma las diferentes terminaciones nerviosas. Además, se aumenta la tolerancia de la piel ante los diversos agentes externos.
  • Purity Intense. Este tratamiento tiene una triple acción sobre las pieles sensibles: calma la excitabilidad de las terminaciones nerviosas, protege de las agresiones externas y crea un efecto de hidratación completa de forma duradera.

Otras recomendaciones hacen referencia a los hábitos de vida y a la introducción de pequeños cambios en los cuidados diarios de la piel.

  • Evitar jabones con perfumes (mejor unos totalmente neutro) ya que arrastran el manto hidrolipídico de la piel y producen mayor sequedad.
  • Efectuar la limpieza diaria con aguas termales o bien con tónicos sin alcohol para calmar la piel.
  • Escoger cosméticos hipoalergénicos ya que minimizan la posible aparición de irritaciones o rojeces.
  • Utilizar protectores solares para pieles sensibles y repetir la aplicación e producto de forma frecuente.
  • Aplicar una mascarilla calmante o hidratante una vez a la semana.
  • Mantener una buena hidratación, tanto mediante crema, como bebiendo abundante agua durante el día.
  • Aumentar la ingesta diaria de verduras de todo tipo ya que son fuente de antioxidantes que ayudarán a proteger la piel por dentro.
  • Si se va a pasar el verano en la ciudad, los tratamientos con vitamina E tienen acción calmante y protector, al tiempo que es un buen antioxidantes para este tipo de piel.
  • Si la opción es pasar el verano en playa o la montaña, debemos utilizar una crema solar con un filtro de protección más elevado para evitar quemaduras que lleven a una irritación intensa. En cuanto a los cosméticos, la vitamina E también es muy útil en esta situación.
  • Aclarar el rostro con agua dulce al salir del mar o de la piscina para que el salitre o el cloro no estropeen la capa protectora de este tipo de pieles. Tras esto, vuelve a aplicar protector solar.

¿Tienes la piel sensible? ¿Hay algún síntoma que te preocupa o sientes molestias?

Solicita ahora tu diagnóstico gratuito en cualquiera de nuestros centros llamando al 935 190 200 para una evaluación y asesoramiento personalizado.

preparar la piel para el sol

¿Lista para disfrutar del sol? Aspectos a tener en cuenta

Con esta temperatura tan agradable que nos acompaña, a más de una nos apetece ya comenzar a coger un poco de color. ¿Te ocurre lo mismo? Antes de eso vamos a ver cómo podemos preparar nuestra piel para ello y cómo elegir la crema solar para evitar daños y quemaduras. Paso a paso conseguiremos un bronceado bonito, duradero y, lo más importante de todo, con una piel sana.

Paso 1. Preparar la piel para el sol.

Es necesario oxigenar la piel antes de la exposición. Por eso, escoger un producto exfoliante que suavice y elimine las impurezas, dejará la piel lista para un bronceado uniforme.

Paso 2. ¿Cuál es tu fototipo?

El fototipo es importante ya que define cómo nuestra piel responde a la exposición al sol. Existen seis básicos y cada uno de ellos precisa precisa una crema con un factor de protección diferente.

  • Fototipo I: piel muy clara, con pecas, ojos azules y pelirrojos. Se quema fácilmente y es muy sensible al sol.
  • Fototipo II: piel blanca, con pecas. Se quema con facilidad y apenas se broncea.
  • Fototipo III: piel blanca que se quema y se broncea de forma moderada.
  • Fototipo IV: piel ligeramente amarronada, con pelo y ojos oscuros. Pocas veces se quema y se broncea fácilmente.
  • Fototipo V: piel oscura que es raro que se queme y se broncea casi de manera inmediata al exponerse al sol.
  • Fototipo VI: piel negra. Nunca se quema.
Paso 3. El FPS adecuado.

El FPS (factor de protección solar) es una medida orientativa pero no infalible ya que su acción siempre dependerá del tiempo de exposición y rango que cubren. Por lo general, cuanto mayor sea el FPS más amplitud de protección tendrá. Así, un filtro solar de índice 15 protege en un 93% de los rayos ultravioleta, mientras que los de FPS 30 protegen en un 97% y los de FPS 50 un 98%.

El FPS también sirve para calcular el tiempo que nuestra piel puede estar expuesta a la radiación solar sin quemarse. Cuanto más alto es el SPF, más largo es el periodo de exposición al sol, siempre todo en función del tipo de fototipo. Por ejemplo, a una piel del fototipo I y II, una crema con FPS de 10, les hará resistir sin lesiones cutáneas entre 20 y 30 minutos, pero lo ideal es aplicar una muy superior (50) y reducir la exposición.

Paso 4. También hay que tener en cuenta…
  • Las fórmulas de las cremas solares pierden propiedades con el tiempo, por lo que es necesario renovarlas de un año a otro.
  • La crema protectora debe ser distinta en rostro y cuerpo, aumentando en el primero el FPS.
  • Es importante utilizarla a lo largo del año, especialmente en las zonas más expuestas para evitar la aparición de manchas y sequedad.
  • Tras la exposición, es aconsejable utilizar una loción after sun para calmar la piel, hidratarla y prolongar el bronceado.

Nuestra recomendación, como siempre, es comenzar con exposiciones cortas al sol para adaptar la piel, hidratarla mucho en esta época y utilizar la crema protectora adecuada. En los centros Maria Padilla encontrarás la gama de Sol Leon Lungavita con diferentes niveles de factores de protección, after sun, exfoliante y para niños. Todas las fórmulas son de textura ligera, fáciles de extender, se absorben de forma inmediata y ayudan a reforzar el colágeno y la elastina de la piel al tiempo que protegen.

Acércate a nuestros centros para que te asesoremos sobre la crema protectora ideal para tu tipo de piel o en esta web.