Listado de la categoría: Piel

detectar el fotoenvejecimiento

¿Cómo detectar el fotoenvejecimiento?

No sólo el paso de los años inciden sobre nuestra piel y aspecto, sino que otros factores pueden también degenerar los tejidos, acelerando el proceso de envejecimiento y provocando la aparición de imperfecciones en la piel.

Pese a que existen daños externos como la polución o el clima que escapan fuera de nuestro control (pero no del cuidado de nuestra piel), existen otros ante los que sí podemos actuar y prevenir las posibles alteraciones ocasionados en la piel. Este es el caso de la exposición solar, que realizada de forma continuada y sin protección previa y posterior, desencadena en lo que conocemos como fotoenvejecimiento, y todas las consecuencias de este proceso.

El fotoenvejecimiento es un proceso que comienza desde temprana edad, incluso en edades prematuras si no se toman precauciones ante la exposición solar, y afecta a todos los tipos de pieles y fototipos. Este término se asocia más al concepto de “piel envejecida” y es independiente al envejecimiento biológico de la piel. Por lo tanto, puede ser evitable.

Detectar el fotoenvejecimiento

Los signos asociados al fotoenvejecimiento y que, por tanto, nos indican un daño producido en la piel, son:

  • Cambios en la tersura de la piel, apareciendo flacidez en mayor o menos medida.
  • Cambios pigmentarios, ya sea en forma de manchas o en la aparición de una tonalidad amarilla de la piel.
  • Aparición de arañas vasculares.
  • Cambios en la textura, dando a la piel una apariencia rugosa.
  • Pérdida de luminosidad.
  • Aumento de poros abiertos.

Cómo prevenir o frenar el fotoenvejecimiento

Envejecer es inevitable, todos lo sabemos, pero siempre está en nuestra mano tomar medidas a tiempo para retrasar este proceso.

El estudio de las características morfológicas y fisiológicas de la piel fotoenvejecida permite que en la actualidad existan tratamientos estéticos y médico-estéticos destinados a solucionar las consecuencias de la exposición solar en la piel. Por ejemplo, sabemos que el fotoenvejecimiento produce una disminución considerable del colágeno o que la piel presenta células inflamatorias. Por eso, antes de comenzar un tratamiento es importante conocer las características de la piel, y si se va a efectuar en modo preventivo o para solución de la problemática.  Cual sea la vía escogida, todos los tratamiento irán destinados a recuperar y mantener el buen estado de la piel.

Los centros Maria Padilla cuentan con innovadores tratamientos faciales para una solución integral: revertir las lesiones provocadas por el fotoenvejecimiento y proteger la piel frente a lesiones externas. Entre ellos podrás encontrar los destinados a eliminar manchas faciales, unificar el tono de la piel, aportar luminosidad e hidratación, restaurar el colágeno perdido y la tersura de la piel, o difuminar líneas de expresión.

Recuerda que la aplicación diaria de un protector solar con SPF de 15 (en invierno) o más de 30 (en primavera y verano) en las zonas vulnerables al fotoenvejecimiento (rostro, cuello, manos), no sólo ayudar a prevenirlo, sino que también puede mitigar algunos de los signos presentes.

Para más información, solicita tu diagnóstico gratuito llamando al 935 190 100 y te asesoraremos sobre lo más eficaz en tu caso.

peeling o limpieza facial

¿Peeling o limpieza facial?

Aunque el peeling y la limpieza facial tengan el mismo fin, el de mejorar el aspecto y salud de la piel de rostro, tanto su procedimiento como los resultados varían. Hoy resolvemos una de las dudas más frecuentes que tenemos cuando decidimos acudir a un centro de estética.

Tener una piel cuidada no sólo consiste en retirar el maquillaje cada noche o aplicarnos productos faciales, sino que también necesita eliminar la suciedad y las impurezas que se han ido acumulando de forma más profunda. Esto ayudará a la regeneración celular y a notar una piel más suave y luminosa.

Qué tratamiento elegir: ¿peeling o limpieza facial?

Peeling facial

El peeling facial consiste en un tratamiento cuya acción se basa en eliminar las capas más superficiales de la piel. Está recomendado especialmente para personas que notan la piel seca, apagada, envejecida, con manchas o tienen acné. Los peeling están formulados a base de ácidos, por lo que deben ser aplicados siempre por un profesional, y varían su técnica en función de la problemática a tratar. Podemos encontrar:

  • Peeling para tratamiento del acné. Es el caso del Peeling-Fenol, disponible en nuestros centros. La acción de la formula médica a base de ácido ferúlico y salicílico mejora la calidad de la piel, desincrusta comedones y le aporta homogenidad y tersura.
  • Peeling contra el fotoenvejecimiento. El peeling Ferulac, compuesto por ácido ferúlico, se centra en difuminar y eliminar las manchas faciales, así como prevenir la aparición de nuevas y proteger antes agentes dañinos como los rayos UVB y UVA.
  • Peeling antiarrugas. El peeling PRX, a base de ácidos tamponados, elimina manchas, difumina arrugas, cierra los poros y reconstituye el manto hidrolipídico de la piel.

Limpieza facial

La limpieza facial, al igual que el peeling, trata la piel de manera profunda pero su labor se centra en la oxigenación de la piel, la limpieza y la eliminación de impurezas (puntos negros, granitos, escamaciones…). Está recomendada tanto para pieles grasas como muy secas, que noten falta de luminosidad y suavidad en el rostro.

  • Limpieza profunda. Detoxcell es un tratamiento estético que desintoxica la piel, al tiempo que le devuelve el brillo y tersura perdidos. Su procedimiento incluye una limpieza profunda, la aplicación de productos específicos para cada tipo de piel, la extracción de impurezas, masaje facial tonificante y la aplicación complementaria de técnicas como fototerapia para cerrar los poros.

¿Cada cuánto hacerse una limpieza o un peeling?

La frecuencia de los tratamiento siempre dependerá tanto de factores como los hábitos, el estilo de vida y el entorno, como del cuidado diario que ofrezcamos a nuestra piel en casa. uno mismo siempre notará cuando la piel está más apagada o cuando las impurezas son cada vez más evidentes.

Por lo general, sí se recomienda una limpieza o peeling con cada cambio de estación, e intensificar estas sesiones si se trata de una piel madura, muy seca, con tendencia acnéica o con manchas.

De todas formas, siempre es recomendable dejarse asesorar por un profesional, ya que no sólo indicará la frecuencia sino como prolongar los efectos de ambas técnicas. Recuerda que en nuestros centros, disponemos de un servicio de diagnóstico gratuito para que te podamos asesorar de forma personalizada y resolver tus dudas. Puedes pedir cita en el 935 190 200.

El consejo de Maria Padilla

El peeling y la limpieza facial, ambas técnicas, son fundamentales contra el envejecimiento, así como en el tratamiento de problemáticas en la piel. Éstos nos ayudan a aumentar la regeneración celular, atenuar las arrugas, eliminar impurezas e imperfecciones, a hidratar la piel y, sobre todo, a tratarla en profundidad para detener los procesos que la están dañando.

granitos en verano

Evitar los granitos en verano

Especialmente en pieles grasas y con tendencia acnéica, en verano suele intensificarse la aparición de granitos en el rostro. ¿Por qué ocurre? ¿Qué productos utilizar? Hoy resolvemos algunas de las cuestiones más frecuentes sobre este tema.

¿Por qué salen granitos en verano?

El calor hace aumentar la producción de sebo al mismo tiempo que la sudoración, o la falta de aplicación de una crema específica, hacen que la suciedad se deposite en mayor cantidad sobre el rostro, creando así impurezas y obstruyendo los poros.

¿Hay forma de frenar la producción de sebo?

Sobre todo, hay forma de equilibrarla, especialmente en verano. Esto se hace a través de tratamientos específicos en cabina como es Purity Intense o el ecológico Jonzac Pure. Ambos tratamientos se encargan de realizar una limpieza adecuada, controlar el exceso de sebo y equilibrar la funciones básicas de la piel. Esto permite que los puntos negros disminuyan, así como los brillos y los posibles picores o irritaciones.

¿Qué rutina de cuidados llevar durante la época de calor?

Aunque parezca lo contrario, las pieles grasas durante el verano tienden a sufrir una deshidratación profunda. Esto es debido a que no retienen el líquido y la piel se vuelve cada vez más y más sensible. Por tanto, los cuidados se deben centrar en la limpieza y la hidratación. Para ello, te recomendamos una rutina sencilla para cada día en casa: lavar la piel con agua (o agua termal) varias veces al día, no olvidarse de desmaquillarse cada día, utilizar limpiadores suaves con pH neutro y antibacteriales, y elegir una crema que cumpla la función de barrera, es decir, evite la pérdida de agua. Por último, no olvides beber mucho agua.

¿Qué productos son más adecuados?

Utiliza productos no comedogénicos , ya que son los menos propensos a causar puntos negros y espinillas.

En cuanto a cremas, son adecuadas aquellas que contienen siliconas. También las conocidas como “humectantes” (especialmente por la noche), ya que reponen el manto protecto hidrolipídico. No hay que olvidar tampoco el protector solar, adaptado a este tipo de piel.

¿Y la alimentación también influye?

Pese a ser un debate eterno la influencia de la dieta en el acné, lo cierto es que una buena alimentación no nos va a hacer daño sino todo lo contrario, incorporará esos nutrientes tan necesarios para el buen estado celular, lo cual se verá reflejado en la piel. Como medida, es recomendable evitar comidas calientes o picantes (para no incrementar la sudoración) y optar por verduras y frutas frescas con gran cantidad de líquido.

Acércate a cualquiera de nuestros centros y te asesoraremos sobre el tratamiento y cosmético que te ayudará a evitar los granitos en verano o a combatir su aparición. Consigue una piel más fresca y libre de imperfección. Pide tu cita en el 935 190 200.

piel luminosa verano

Conseguir una piel luminosa en verano

Si hace poco hablamos de la aparición de brillos en verano, especialmente en pieles grasas, hoy queremos tratar el caso contrario, también muy habitual en esta época: la piel opaca.

Fruto del estrés, la exposición al sol o determinados hábitos como fumar o una mala alimentación, unidos a una higiene deficiente o a la no aplicación de cuidados específicos para el tipo de piel, ocasiona que nuestra piel pueda llegar a perder la luminosidad. No nos olvidemos tampoco de que con la edad, vamos perdiendo la capacidad de eliminar las células muertas que se acumulan en la dermis y el ritmo de renovación celular, por lo que acumulamos más en la epidermis y esto impide una correcta regeneración o la penetración de los productos que aplicamos. Como resultado, tenemos un aspecto más envejecido y triste.

Libera las células muertas

Es fundamental que el primer paso hacia una piel más luminosa sea realizar exfoliaciones de forma frecuente para eliminar esas células muertas. A la exfoliación corporal, hay que añadir el peeling facial, tan necesario para estimular la renovación celular, proteger la piel, eliminar impurezas, mejorar la acción de los productos de cuidado, y aportar suavidad y luminosidad.

Es importante no excedernos en el peeling o la limpieza facial. Si estos se realizan en un centro de estética, bastará con una vez al mes o cada 15 días, en función de lo que aconseje el profesional. En casa, al ser menos intenso, se puede realizar exfoliaciones de forma regular (1-2 veces por semana), siempre con productos suaves para evitar irritar la piel o dejarla desprotegida.

Tratamiento para una piel luminosa

La solución para la piel opaca y envejecida reside en un tratamiento revitalizante, como es el caso de Energy Vitamin, el cual, gracias a la utilización de vitaminas, consigue:

  1. Luminosidad y vitalidad instantánea.
  2. Mejorar el tono cutáneo y aportarle uniformidad.
  3. Disminución de las arrugas más finas.
  4. Protección frente a las agresiones externas.
  5. Mayor firmeza.

Este tratamiento puede realizarse combinado con radiofrecuencia que, combinado con una combinación equilibrada de vitaminas A, E y C vectorizadas, incrementan el aporte de nutrientes a la piel y consigue un tono más saludable desde la primera sesión.

Es un tratamiento que puede ser aplicado de forma regular, o también previo a ocasiones especiales en las que queremos una piel deslumbrante. Además, es recomendable seguir un tratamiento especifico y cuidados en casa para potenciar el efecto y duración.

Devuelve la juventud y luminosidad perdida a tu rostro con Energy Vitamin. Pide tu cita en el 935 190 200.

piel después del sol

Cuidar la piel después de tomar el sol

Irse de la playa, llegar a casa, darnos una ducha, ponernos algo fresquito y a continuar. Estos suelen ser los pasos que la mayoría damos tras un día de playa (o de piscina) pero, ¿no crees que se nos olvida algo?

Siempre nos centramos en la importancia de proteger nuestra piel de la exposición solar, hablamos de los factores solares, de cómo aplicar la crema, pero nos olvidamos de que el cuidado de la piel es algo continúo y que, cuando termina la exposición, es necesario seguir cuidándola y protegiéndola. Y más cuando se ha podido ver dañar y presentar sequedad, rojeces, irritaciones o, en el peor de los casos, quemaduras.

Pasar el día en la playa o en la piscina provoca cambios en la estructura de la piel debido a que la mezcla de sol y sal o cloro causan deshidratación y, por lo tanto, sequedad. Si a esto le sumamos una escasa protección, la radiación solar ocasiona daños inmediatos en forma de enrojecimiento o quemadura. Dada esta situación, es necesario que después de la jornada devolvamos a nuestra piel tanto su confort como su correcto funcionamiento.

Cuidados después de un día de playa o piscina

Una vez llegamos a casa y nos metemos en la ducha debemos tener el objetivo de recuperar la función de barrera de la piel a través de la reparación e hidratación.

  • Una vez en la ducha, limpia en profundidad la piel para eliminar sal, lociones, arena, cloro… Hazlo con un jabón suave, hidratante, y con la ayuda de una esponja para que arrastre todas estas sustancias.
  • Utiliza un exfoliante suave que elimine células desvitalizadas y otras impurezas.

Tras estos pasos de limpieza, procederemos a la hidratación:

  • Para el cuerpo, es importante escoger una crema corporal con un alto poder de hidratación y regeneración celular. En este caso, puedes optar por una crema aftersun o una crema extra nutritiva.
  • Para el rostro, utiliza una específica para esta zona y otra para el contorno de ojos. Si tienes la cara un poco colorada, apuesto por crema con efecto calmante, como aquellas que contienen aloe vera.

¿Son necesarias las cremas aftersun?

Sí. Y a pesar de las creencias de que los aftersun solo se utilizan cuando hay quemadura, se debe usar de forma regular tras exponernos al sol.

Este tipo de cremas suelen contener sustancias calmantes como la menta o el aloe vera, además de enoxolona, una sustancia con efectos antiinflamatorios. Por esto, son recomendadas tras una jornada de playa, de piscina o incluso de caminata por el bosque.

El aftersun debe extenderse de manera uniforme por el cuerpo, no es aconsejable abusar de él (utilízalo los días de playa y los días siguientes) y, como todo producto, no es recomendable usarlo de un año a otro puesto que va perdiendo sus propiedades una vez abierto.

¿Y si me he quemado?

Lo más importante es consultar con un médico, especialmente si se producen ampollas o la zona duele mucho.

En cuanto a las cremas, evita aquellas que contienen benzoncaína o lidocaína, o aquellas que no hidraten. Se puede utilizar el aftersun pero su efecto será limitado si la quemadura es algo grave. En cambio, se puede utilizar cremas ricas en aloe vera, vitamina C y E, puesto que además de aliviar la zona, contribuirán a la regeneración de la piel.

Una piel cuidada es una piel bonita, joven y sana. ¡No olvides tus rituales de belleza y evitarás daños futuros en la piel!