elegir una mascarilla facial

Claves para elegir una mascarilla facial

Tener una piel joven y sana es posible con los cuidados apropiados. Uno de ellos, es el uso de las mascarillas faciales, encargadas de reparar y alimentar en profundidad. Pero, como siempre, es necesario elegir la correcta para tu tipo de piel y necesidades para así aprovechar de forma completa todos sus beneficios (mejora del aspecto y del tono, hidratación, firmeza…). Elige la más adecuada con estos consejos.

Elegir una mascarilla facial

Lo más importante a la hora de escoger este tipo de productos es valorar el tipo de piel, las características del producto y lo que la piel necesita. Como ya sabemos, no es lo mismo una piel sensible con necesidad de protección, que una grasa que necesita regular la producción de sebo.

  1. Por tipo de piel.
  • Pieles secas y sensibles. En estos casos, las mascarillas hidratantes y nutritivas son las más apropiadas ya que suelen ser pieles con tendencia a la sensación de tirantez o el enrojecimiento. Este tipo de mascarillas alimentan y protegen la capa superior de la epidermis. Si existe mucha sequedad, mejor elegir una textura más cremosa.
  • Pieles mixtas y grasas. Las mascarillas más indicadas son las purificantes ya que regulan el exceso de sebo y, con ello, las espinillas y los brillos. Mejor no elegir texturas cremosas o pesadas, sino optar por una mascarilla en gel que además aporta sensación de frescura.
  1. Por tipo de mascarilla.

Las mascarillas, en función de sus componentes principales, cumplen distintas funciones: limpiar, hidratar, tensar, relajar, etc.

  • Hidratantes: se encargan de formar una barrera para retener la humedad y están especialmente indicadas para pieles secas o con pequeñas arrugas o líneas de expresión.
  • Exfoliantes: ayudan a eliminar las células muertas para aumentar la luminosidad del rostro.
  • Purificantes: eliminan los brillos desagradables y cierran los poros dilatados.
  • Nutritivas: aportan nutrición, luminosidad y confort a la piel. Suelen contienen vitaminas u otros componentes, como el caviar, para una mayor acción.
  • Tensoras: dan a la piel un aspecto descansado. Entre sus componentes suele encontrarse el ácido hialurónico o el colágeno, por lo que también aportan un extra de hidratación.
  • Calmantes: están indicadas tanto para pieles sensibles con rojeces, como para aplicar después de realizar un peeling facial.
  1. Por tipo de problema o necesidad.

A continuación, encontrarás una serie de recomendaciones en función de las necesidades de tu piel.

  • Deshidratación: existen mascarillas de hidratación intensiva, con activos como las vitaminas E y C, que devuelven a la piel suavidad y aspecto liso.
  • Sensibilidad: escoge una mascarilla calmantes que contenga activos como el aloe vera o el agua termal. Combina este procedimiento con un tratamiento facial específico en cabina.
  • Brillos: opta por mascarillas astringentes que combinen arcillas y otros componentes como el cobre, el cual tiene propiedades antibacterianas y cicatrizantes en el caso de que exista marcas de acné.
  • Piel opaca: aquellas mascarillas que contienen caviar otorgan una gran luminosidad, reafirmas y mejoran la elasticidad de la piel.
  • Flacidez: la vitamina C o las mascarillas ricas en colágeno previenen y mejoran la flacidez cutánea.
  • Envejecimiento: la mayoría de las mascarillas con ácido hialurónico, vitaminas A, E y C, elastina o coenzima Q10, ayudan a recuperar aquellas pieles con signos de envejecimiento, aportando un extra de hidratación y mejorando su aspecto.
  • Impurezas: escoge mascarillas con un efecto peeling que limpien en profundidad.

La mascarilla se debe utilizar una o dos veces por semana, procurando hacerlo por la noche, ya que es cuando nuestra piel entra en el proceso de regeneración celular. También puedes optar por alternarlo con velos faciales.

Recuerda que, aunque las mascarillas es una opción necesaria para el cuidado de la piel, es muy importante complementarlo con cuidados profesionales y realizar un buen diagnóstico de la piel para evitar reacciones y potenciar sus efectos. En nuestros centros de estética encontrarás diversos tratamientos, así como productos cosméticos específicos, que harán que tu piel se encuentre sana y luzca su mejor aspecto. Solicita tu diagnóstico gratuito en el 935 190 200 y te asesoraremos sin compromiso de forma personalizada.

0 comentarios

Dejar un comentario

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.