pies verano

Cuida tus pies de cara al verano

Con el cambio del tipo de calzado y las nuevas condiciones en el ambiente (humedad, calor), nuestros pies pueden sufrir algunos efectos que seguro que queremos evitar. Por eso, vamos a intensificar los cuidados, no sólo para esta prevención sino para que estén sanos, bonitos y perfectos para lucir.

Algunos de los problemas más comunes durante este periodo de transición, en el que pasamos del zapato cerrado a la sandalia, y del secano a la playa y la piscina, suelen ser:

  • Sequedad excesiva. Las temperaturas elevadas y la exposición de la piel otros factores ambientales, provocan una mayor sequedad y un aspecto blanquecino. Ésta se puede observar de forma más frecuente en talones, entre los dedos y el
  • Rozaduras. En cuanto hay un cambio de zapato o tejido, suelen provocarse heridas por la fricción que éste ejerce sobre la piel.
  • Hongos. Una humedad constante en el pie fomenta la aparición de infecciones por hongos, ya sea entre los dedos o bien en uñas, las cuales pueden irse contagiando.

Para prevenir todo esto, deberíamos centrar los cuidados en eliminar impurezas, las uñas y la hidratación diaria. A continuación te mostramos algunos trucos que te servirán de ayuda:

  1. Es importante que el calzado sea cómodo, amplio y de material transpirable. Fíjate en la terminación del talón y en sí produce roce excesivo con la piel con tal de evitar rozaduras y durezas.
  2. Para el exceso de humedad, existen desodorantes antitranspirantes que taponan los poros para controlar la sudoración.
  3. Secar los dedos cuidadosamente, especialmente al salir de la ducha y de la piscina.
  4. Utilizar chanclas en sitios públicos donde se está en contacto con la humedad (piscina, gimnasios…)
  5. Las durezas pueden prevenirse mediante el uso de una lima suave y crema específica.

En cuanto al aspecto de los pies, toma nota de este ritual para que se vean sanos y bonitos:

Paso 1. Puedes comenzar metiendo los pies en un recipiente con agua tibia y un poco de sal y gel de baño. Con este gesto los limpiarás a fondo y se reblandecerá la zona de durezas. Si tienen alguna herida provocada por el contacto con el zapato, procura no tenerlos mucho tiempo a remojo.

Paso 2. Sécalos cuidadosamente y prepáralos para eliminar las impurezas y piel muerta que existen. Para ello, pueden utilizar diversos productos de exfoliación como crema o calcetines. Aplica el producto con un suave masaje, incidiendo en la zona del empeine, entre los dedos y en el talón.

Paso 3. Tras esto, pasa una lima por las zonas que notes callosidades o durezas. Ten cuidado para evitar irritaciones.

Paso 4. Hidrata uñas y cutículas con una crema específica para pies que contengan un buen grado de humectación.

Paso 5. Por último, aplicaremos crema hidratante. Este gesto evitará la aparición de gritas y sequedad. Ahora es verano, te aconsejamos hacerlo por la noche para dar más tiempo a la absorción del producto.

Aunque sean 5 pasos, este ritual no te llevará más de 10 min por lo que es perfecto para hacerlo a diario y concederte un momento para ti.

¿Preparada para ponerte esas sandalias que llevan meses esperando en el zapatero?

Completa tus cuidados de pies con una pedicura de larga duración como Trind Beauty. Dale color al verano eligiendo entre más de 30 tonos de colores. Y si tienes algún problema en las uñas, también ponemos a tu disposición nuestros tratamientos reparadores de uñas. ¡Llámanos!

1 comentario

Dejar un comentario

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.