hábitos cuidar piel al dormir

Cuidar la piel mientras dormimos

Durante la noche, al igual que el resto de nuestro cuerpo, la piel también descansa. Con esto nos referimos a que es el momento en el que se estimulan las células, favoreciendo así la regeneración de la dermis. Debemos ser conscientes que la falta de sueño disminuye la posibilidad de que las células dañadas reconstruyan sus defensas, empeorando la calidad de las capas de la epidermis y dejando como consecuencia un cutis opaco, débil y con más arrugas.

Por eso, nuestro propósito debería ser, además de dormir las horas necesarias, seguir ciertos rituales antes de meternos en la cama para favorecer la regeneración. Tu piel lo agradecerá, ¡y tú lo notarás al día siguiente! ¡No pases por alto los siguientes hábitos!

Hábitos nocturnos para cuidar la piel mientras dormimos

  1. Lo primero y más importante es desmaquillarse, nos hayamos o no echado ese día algún producto. Con ello limpiamos la piel de restos de maquillaje y de partículas contaminantes con las que hemos estado en contacto durante el día, así como ayudamos a eliminar y no acumular células muertas. Tras esto, lavarse la cara con un jabón no irritante.
  2. Aplicar el tratamiento nocturno. Es importante hidratar el rostro y aportarle los nutrientes que le ayudarán a una mayor regeneración durante el descanso. Elige el producto en función de tu tipo de piel (seca, grasa o mixta) y los efectos que busques (antiage, reafirmante, hidratante).
  3. Controlar la sequedad y temperatura del cuarto. Asegúrate de que la habitación haya sido ventilada y evita aparatos que provoquen un ambiente seco como el aire acondicionado o la calefacción. El uso de un humidificador es una buena solución para evitar la sequedad de la piel.
  4. Evita distracciones que te impidan conciliar el sueño. Procura descansar un mínimo de 8 horas.
  5. Intenta dormir boca arriba y con la cabeza algo elevada para favorecer la circulación y evitar la retención que se manifiesta el bolsas bajo los ojos al día siguiente.
  6. Bebe suficiente agua durante el día. Con esto asegurarás la adecuada eliminación de toxinas.
  7. Sigue una dieta variada y equilibrada. Los hidratos de carbono por las mañana te proporcionarán la energía que necesitas. En cambio, por la noche las proteínas ayudarán a reconstrucción de células y órganos, incluida la piel.
  8. No tomes bebidas con cafeína o alcohol antes de acostarte.
  9. Intenta marcar una hora fija para ir a dormir y coger así un hábito de descanso.

¿Cuál es tu ritual de belleza nocturno?

Si deseas mejorar el aspecto y salud de tu piel, ven a vernos y te asesoraremos del tratamiento más eficaz y adaptado a tu caso.

0 comentarios

Dejar un comentario

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.