como-afecta-estres-a-la-piel

Descubre si el estrés está afectando a tu piel y cuerpo

El estrés produce múltiples efectos en nuestro organismo y en nuestras emociones, algunos de ellos más visibles como la caída del cabello, la ansiedad por la comida o la falta de apetito, la poca energía, el cansancio, los pensamientos repetitivos, etc. Pero, ¿y en la piel? El órgano más grande no está exento de ello y tal vez te esté ocurriendo a ti.

El estrés puede manifestarse en la piel de diversas maneras y síntomas, afeándola notablemente y afectando de esta manera a nuestra autoestima. Esto desemboca en otra fuente de estrés a la que se suma lo que ya estamos viviendo.

¿El estrés es la causa de los problemas en tu piel?

El perfil de la piel estresada está muy relacionado con el daño a su barrera protectora y la reducción de la capacidad de ésta para regenerarse, mantenerse hidratada y combatir los múltiples factores externos a los que se ve sometida diariamente (frio, calor, viento, contaminación…). Este es el motivo por el cual nuestra piel se vuelve más sensibles y reactiva, siendo más proclive a la deshidratación, la irritación y a padecer infecciones. Y no nos olvidemos que si este estado se vuelve permanente y no se tomar medidas, la deshidratación hace que la flacidez empeore y las arrugas se acentúen, provocando una piel de aspecto envejecido.

El estrés puede originar diversos síntomas que te alertarán de que debes poner solución, respirar y dejar a un lado las situaciones que te estén provocando este estado. Entre estos síntomas nos encontramos:

  1. Piel seca y opaca. El daño a la barrera protectora provoca que ésta no retenga el agua y la piel se vea seca y apagada, llegando a la aparición de pequeñas grietas, descamación o arrugas.
  1. Acné. Es una inflamación producida por el aumento de la secreción de sebo en la piel. No sólo la genética o los cambios hormonales pueden producirlo, sino que va ligado a los estados emocionales y los hábitos de vida.
  1. Dermatitis atópica. Si el estrés es continúo o fuerte, puede desencadenar en una dermatitis atópica, apareciendo erupción cutánea, enrojecimiento, ardor o comezón en la piel.
  1. Psoriasis. El estrés agrava los síntomas de esta afección, que aparece principalmente en codos, rodillas o cuerpo cabelludo. Se manifiesta con inflamación, enrojecimiento y escamas en la piel de estas zonas.
  1. Dishidrosis. Aunque es poco común, si suele presentarse en mujeres de entre 20 y 50 años que presentan un cuadro de estrés continuo. Sus síntomas incluyen la aparición de pequeñas burbujas de agua en la piel (como pequeñas ampollas), un ligero comezón, la descamación total de zonas de la piel o molestia al contacto con jabón o sustancias irritantes.

Controla el estrés y sus efectos en la piel

Algunos síntomas pueden controlarse siguiendo unas sencillas pautas:

  • Hidratar la piel. Tanto beber agua suficiente como utilizar la crema específica y humectante es fundamental para combatir la sequedad.
  • Limpieza. Mantenerla limpia previene las bacterias y la obstrucción de los poros.
  • Tratamientos específicos. El uso de vitaminas o productos ecológicos no irritantes a través de tratamientos estéticos ayudan a reforzar la barrera protectora, al igual que tratan problemas como granitos, piel opaca, arrugas, etc.

Tampoco olvides tratar la causa en sí, el estrés, a través de:

  • Técnicas de relajación: masajes, reflexología, Yoga, Pilates. Te sentarán bien y ayudarán a despejar la mente.
  • Relajantes naturales: la valeriana, el té rojo o la salvia ayudan a disminuir las tensiones. Tómate uno al día y aprovecha para hacer de ese, tu momento de tranquilidad.
  • Descanso: dormir las horas suficientes hará que te sientas mejor, con más energía y mejor humor para afrontar las situaciones del día a día.
  • Hábitos saludables: dejar a un lado el tabaco o el consumo de alcohol, y consumir más frutas y verduras es un primer paso para sentirte y verte mejor.

¿Has experimentado algunos de estos síntomas en tu propia piel? ¿Cómo te enfrentas al estrés?

Está claro que no hay mejor truco de belleza que estar relajado así que no dudes en pedir ayuda, en concederte pequeños placeres que te hagan sentir bien, en cuidarte y en dejar a un lado las preocupaciones.

0 comentarios

Dejar un comentario

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.