Consecuencias del paso del tiempo en la piel

El paso del tiempo, ¿una realidad para tu piel?

No lo podemos negar y es que, como bien se dice popularmente, los años no pasan en vano, ocasionando que en nuestro aspecto, en especial en nuestra piel, se vayan efectuando cambios que no siempre son de nuestro agrado.

Una de los primeros síntomas que nos alertan del paso del tiempo son las arrugas, al igual que la aparición de manchas, la falta de luminosidad o la flacidez. Pero, ¿por qué se producen? ¿Cómo va cambiando la piel a lo largo de los años?

  • Entre los 20 y los 30 años. Sobre los 25 normalmente comienzan a aparecer las primeras arrugas de expresión, haciendo que en esta época de la vida sea de suma importancia la limpieza e hidratación del cutis, así como la protección. No siempre seremos jóvenes y nuestra piel tiene mucha memoria, todo lo que podamos cuidarla a esta edad nos ayudará a prevenir efectos indeseados en un futuro.
  • De los 30 a los 40 años. Es cuando las arrugas comienzan a ser un poco más evidentes. En ocasiones parece que, esas ligeras arrugas de expresión han pasado de la noche a la mañana a ser más visibles y profundas. Por eso, durante estos años es imprescindible hidratar y limpiar el cutis a diario, reforzar buenos hábitos como beber suficiente agua o seguir una dieta equilibrada, y realizar periódicamente tratamientos profesionales que lleguen a capas más profundas de nuestra piel y, por lo tanto, tengan un mayor efecto. Ya sabes, toca cuidarse en todos los sentidos.
  • A partir de los 40 años. Los cambios hormonales que se producen a partir de estos años disminuyen la producción de sebo y colágeno en nuestra piel, por lo que es frecuente que la notemos más seca y apagada. Conforme van pasando los años, la piel pierde aun más la elasticidad, las manchas pueden ser evidentes y las arrugas más generalizadas. Nada mejor que nutrición y todos los mimos necesarios para afrontar el cumplir más primaveras con nuestra mejor cara. Es ahora cuando consideramos que comienzan los mejores retos: sentirnos bien, disfrutar y vernos jóvenes, pero claro, siempre con un aspecto natural.

Prevenir el envejecimiento, ¿se puede?

Existen algunas medidas que pueden retrasar la aparición de los signos de envejecimiento en nuestro rostro. Cuanto antes empecemos a llevarlas a cabo, menos sorpresas nos llevaremos.

  • Utilizar productos cosméticos adecuados a nuestro tipo de piel y edad.
  • Seguir en casa un ritual diarios de limpieza e hidratación.
  • Ingerir aproximadamente 2 litros de agua diarios.
  • Llevar una dieta saludable, evitando las grasas, los azúcares y el alcohol.
  • Uso de protección solar todo el año.
  • Evitar la exposición prolongada al sol y utilizar siempre (y durante todo el año) un protector solar.
  • Durante el invierno, proteger la piel con guantes, gorros, bufandas…
  • Tratamiento profesionales para prevenir o tratar aquellos signos que ya han aparecido.

¿Optar por tratamientos antiaging?

Un buen cuidado cutáneo retrasará también la aparición de los signos de envejecimiento. Por un lado, la limpieza diaria es muy importante, ya que eliminará los restos de maquillaje y los de la polución. A estos últimos no le prestamos mucha atención pero, créenos, afectan (y mucho) a la piel. Por otro lado, un tratamiento profesional en cabina aportará todos los cuidados necesarios en función de la edad o tipo de piel, actuará en capas más profundas y dará esplendor y, lo más importante, salud a la piel.

Llámanos al 935 190 200 y solicita un diagnóstico gratuito en cualquiera de nuestros centros. Esto nos permitirá examinar el estado de tu piel y asesorarte en la elección del mejor tratamiento antiage en tu caso.