rojeces-en-la-cara

Han aparecido rojeces en la cara, ¿es por el frío?

El otoño va avanzando y cada día las temperaturas bajan y, al mismo tiempo, tu piel se vuelve más seca y tirante, e incluso comienzan a aparecer rojeces o irritaciones en algunas zonas, especialmente en mejillas y nariz. ¿Esto qué significa? Que tu piel es sensible, por lo que debes cuidarla especialmente en invierno.

¿Por qué aparecen rojeces en la cara?

Los cambios de temperatura que sufrimos durante los meses de más frío provocan que los vasos sanguíneos se dilaten, ocasionando así esas rojeces en el rostro, cuello o escote. Aunque en sus inicios no reviste más problemas que los estéticos, debe tomarse medidas para evitar que pueda derivar en rosácea, una afección dérmica más severa que se manifiesta con manchas y pequeños granitos rojos. Podemos padecer desde rojeces temporales o “rubores”, eritosis (rojez difusa permanente), granos rojos o capilares sanguíneos marcados (rosácea).

¿A quién afecta?

Estas irritaciones, rojeces y molestias (picor, sequedad, tirantez) suelen manifestarse a partir de los 25 años, más en mujeres que en hombres, y con mayor frecuencia en pieles claras y secas, que son las más propensas a ser sensibles.

¿Qué debo hacer?

Para empezar, proteger y cuidar debidamente la piel reforzando su barrera para evitar daños en ella. Una buena opción es el tratamiento estético Sensiplus, especialmente formulado para este tipo de pieles, para restaurar su apariencia, calmar las irritaciones y rojeces. Este tratamiento estético facial consigue aliviar el problema y, sobre todo, frenar su evolución gracias a su acción calmante y escudo protector. Además, es muy importante cambiar las rutinas de cuidados diarios limpiando el cutis con productos específicos, agua templada y usar a diario una crema hidratante y un protector solar con factor 30.

Evita…

En la medida de lo posible, es importante evitar:

  • La exposición a temperaturas extremas.
  • La ingesta de alcohol.
  • El consumo de alimentos picantes o muy especiados.
  • El estrés.
  • Friccionar o rascar la piel.
  • Usar productos no específicos para pieles sensibles.

Por todo esto, más vale prevenir que curar y tomar todas las precauciones, y cuidados necesarios, para que nuestra piel no se vea afectada por las bajas temperaturas. Llámanos al 935 190 200 y solicita cita para un diagnóstico gratuito en el que evaluaremos el estado de tu piel y tratamiento que necesita. Recuerda que el tratamiento Sensiplus está en promoción por tiempo limitado, ahora por sólo 33€ recupera el confort de tu piel y protégela.