Consejos para cuidar tu piel frente al frío

 

La piel nos aísla y protege del medio que nos rodea, favorece la regulación de la temperatura corporal, la excreción de sustancias y hace posible la percepción sensorial.

Sin embargo, su función de barrera protectora hace que la piel esté expuesta a agresiones constantes y cambiantes y, de hecho, en invierno, el  frío ambiental y el calor seco de las calefacciones pueden hacer que nuestra dermis pierda agua, sobre todo cuando se repite a menudo el paso brusco entre esos dos estadios.

Es habitual a partir de estas fechas, que se multipliquen las consultas sobre sequedad, tirantez, irritación, pérdida de luminosidad y aparición de rojeces. Por eso, María Padilla especialista en belleza, recomienda una serie de cuidados básicos de la piel en los meses de frío.

¡¡No pierdas detalle tu piel te lo agradecerá!!

Prepara tu piel

Es importante que mantengamos la piel limpia y libre de impurezas, sobre todo la del rostro, que está todo el día expuesta. Para ello utilizaremos limpiadora y tónico por la mañana y antes de acostarnos. Además, una vez a la semana la someteremos a un peeling para eliminar las células muertas que se acumulan en la piel. De esta forma recibirá mejor los diferentes productos que apliquemos para protegerla

Hidrátate

Pero con cremas adecuadas capaces de retener la humedad en tu piel y mantener tu manto hidrolipídico en perfectas condiciones.  Es importante aplicar mayor cantidad de crema hidratante y, si es necesario repetir la aplicación dos o tres veces al día.

Nútrete

Como consecuencia del frío la piel pierde humedad con facilidad y le cuesta regenerarse, por lo que debemos ayudar a nuestra piel a renovarse con cosméticos específicos. Hay que tener en cuenta que la piel se regenera sobre todo por la noche, así que es conveniente aplicar cremas nutritivas y regenerantes específicas antes de acostarse.

Vigila si tienes la piel sensible

En invierno es habitual en este tipo de piel la aparición de enrojecimientos y picores. Hidrátala con productos adecuados y enriquecidos con complejos calmantes y descongestionantes.

Mima tus labios

La mucosa labial posee una capa córnea muy delgada. En invierno los labios se resecan, y cuartean, penetrando así las sustancias tóxicas con facilidad. Para proteger los labios es necesario usar un buen producto específico, que nutra, aporte elasticidad y sea capaz de crear una barrera protectora frente al frío y los cambios de temperatura.

Mantén una temperatura adecuada

Hace frío, pero un exceso de calefacción puede provocar que la piel se seque (y también las mucosas, que son la primera barrera de protección contra las infecciones: catarro, gripe…). Los expertos recomiendan situar la temperatura en la calefacción central  alrededor de los 20-21 grados, con una humedad relativa del 40 al 70%.

Atención a la edad de tu piel.

Conocer tu piel y su edad te permitirá empezar a hacer cambios en tu estilo de vida que ayuden a prevenir el envejecimiento. Ponte en manos de especialistas en belleza que te ayuden a optimizar las propiedades de tu piel en situaciones adversas.

Muévete

No te “acurruques” en casa, pasear en invierno también tiene su encanto. Un simple paseo en invierno te activará y te sentirás mucho mejor. ¡¡Hazlo pero abrigada!!

Tápate

Han llegado el frío, la nieve, el viento… Bajan las temperaturas. Protege tu piel de las inclemencias invernales. La moda está de tu parte: gorritos de lana y croché, mutones de piel, bufandas XXL, jerseis de punto

¡Entra en calor!

… y no olvides que aunque se regenere, tu piel es tu mejor protección frente a las agresiones externas. ¡¡Cuídala!!

0 comentarios

Dejar un comentario

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.