pelos enquistados

Pelos enquistados

Recién depilada y cuando el vello comienza a crecer… ¿un granito? No, ¡un pelo enquistado! ¿Por qué ocurre?

La foliculitis, o lo que coloquialmente conocemos como pelos enquistados, consiste en la inflamación de los folículos pilosos. Es decir, el pelo no consigue brotar correctamente, haciendo que el crecimiento sea por debajo de la piel. Además de ser un problema estético, se pueden producir molestos picores e infecciones en la zona.

 

¿Qué causa los pelos enquistados?

En mujeres la causa más común es la depilación frecuente con métodos no duraderos (cuchilla, crema), principalmente en piernas e ingles donde el pelo es más grueso. En el caso de los hombres, es producido por el afeitado.

Otra de las causas pueden ser la fricción de la piel con la ropa, especialmente aquella que se ciñe más al cuerpo, o la acumulación de células muertas que tapan los poros.

 

¿Qué hacer si tengo un pelo enquistado?

Nunca apretar la zona o intentar extraerlo ya que si lo hacemos correremos el riesgo de una infección o de una marca que no desaparecerá.

Por otro lado, es recomendable hidratar bien la piel evitando que así que se reseque y el vello se endurezca.

 

¿Cómo prevenirlos?

Algunas de las medidas que se pueden tomar son:

  • Evitar métodos no duraderos que no extraen el vello de raíz, así como la ropa ajustada.
  • Ducharse antes de la depilación, para que los poros se abran y la extracción del vello sea más fácil.
  • Exfoliación de la zonas a depilar. Puedes utilizar un guante de crin con suavidad para no provocar irritación en la piel.

 

¿Existe alguna solución?

Siempre recomendamos dejar a un lado los métodos de depilación no duraderos y realizar la depilación láser de diodo médico. Un método efectivo, duradero, rápido y que trabaja sobre el vello más exigente y rebelde.

 

¡Consigue una depilación perfecta! Consúltanos o pide cita en el 935 190 200. ¡Te ayudamos a olvidarte de los pelos enquistados!