problemas en uñas

4 problemas comunes en las uñas

Ahora nos encontramos en la época perfecta para poner a punto nuestras uñas, tanto de manos como de pies, solucionando los daños que las hayan afectado o aportándoles los nutrientes que necesitan para que estén bonitas y sanas.

Las uñas están expuestas a sufrir agresiones, no sólo provocadas por los factores externos como la humedad, sino a factores como la manipulación, el cuidado o el uso de productos no del todo recomendables. De ahí que una de las consecuencias sea un cambio en su apariencia, color o dureza. ¿Cuáles son los problemas más frecuentes y cómo solucionarlos?

Evalúa el estado de tu uñas

Antes de nada, es importante fijarnos en qué condiciones están nuestras uñas. Para saber si están sanas es importante fijarse en que presenten un color uniforme, ya sea transparente o rosáceo, una textura lisa y no se rompan con facilidad. Eso nos indicará que se encuentran en buen estado y sólo bastará unos cuidados diarios, como el uso de crema hidratante, y una manicura que utilice productos no irritantes para mantener su buen estado.

Si por el contrario presenta alteraciones como descamaciones, diferencias de color o grosor, y rotura, es importante efectuar un tratamiento que las restaure.

Problemas comunes en las uñas

Aunque existen varias alteraciones presentes en las uñas, las más comunes son:

  1. Onicomicosis.

La onicomicosis es una infección por hongos, lo que es muy frecuente es personas que practican deporte. Por lo general aparece en las uñas de los pies, ya sean en una o en todas, y se extiende con facilidad. Los síntomas que presenta en las uñas son color amarillento o blanco, textura más dura y rugosa, ligera separación de la piel o caída de la uña.

Para darle solución, se recomienda el uso de tratamientos reparadores con productos específicos de uso tópico. Para prevenir su reaparición es importante secarse bien los pies y usar zapatos cómodos.

  1. Uñas encarnadas.

Es una afección bastante molesta que suele ser provocada por un mal corte de la uña, morderse las uñas o un incomodo calzado en el caso de los pies. Con ello se crea una inflamación, enrojecimiento y aparición de pus.

Tanto para tratar como para prevenir su aparición, es importante realizar una buena manicura y limar las zonas próximas a la piel, evitando redondear las zonas laterales, para evitar el contacto molesto.

  1. Uñas estriadas.

Consiste en una malformación de la superficie de la uña que interfiere en su aspecto pero no es dolorosa. Las estrías pueden aparecer tanto de forma longitudinal, especialmente con el paso de los años, y transversales, que indican una alteración en el crecimiento de la uña que pueden ser producida por factores como cuadros febriles, mala alimentación o consumo de determinados fármacos. En muchas ocasiones también vemos su aparición tras la utilización de uñas postizas o de gel.

Al tratarlo es importante utilizar productos hidratantes y reparadores. En cuanto a la prevención, una buena alimentación e hidratación diaria de la uña podrán evitar las estrías.

  1. Uñas quebradizas.

Una mala alimentación o un mal cuidado de las uñas son algunos de los factores que pueden ocasionar que éstas se rompan con facilidad o se visualicen láminas que se desprenden.

Tanto para evitarlo como para recuperar su estado, existen tratamientos cuya finalidad es fortalecerlas y de los cuales se obtienen buenos resultados en poco tiempo.

¿Tus uñas presentan algunas de estas alteraciones?

Presta atención y recupera su salud con los tratamientos Trind. En los centros Maria Padilla encontrarás, además de la manicura, tratamientos específicos para las manchas, uñas amarillentas, hongos o uñas quebradizas. Consúltanos y, una vez evaluado tu caso, te asesoraremos sobre el más indicado. Pide cita en cualquiera de nuestros centros.

0 comentarios

Dejar un comentario

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.