rehidratar la piel

Síntomas que indican que necesitas rehidratar tu piel

Tras el invierno, con sus bajas temperaturas, el viento o los cambios bruscos en el termómetro, es recomendable cuidar y rehidratar la piel para así regenerarla y corregir esos daños que se han producido (aunque no nos demos cuenta).

Uno de los signos más evidentes de daños causados en la piel es la deshidratación, la cual suele aparecer con mayor frecuencia en épocas intermedias del año. Sobre todo se hace evidente porque, aunque utilicemos diariamente cremas faciales o corporales, la sequedad cutánea no se calma.

Tu piel avisa: necesita rehidratarse

La piel seca se presenta de manera gradual y sigue un proceso progresivo que, sino es frenado a tiempo, causa la deshidratación. Esto está provocado principalmente por una pérdida de de hidratación y el aumento del grosor de la capa córnea, que limita la retención de humedad y la protección frente a los radicales libres.

Algunos de los síntomas más evidentes de la aparición de deshidratación en la piel son:

  • La piel se siente rígida.
  • Aparición de ligeras rugosidades.
  • Incomodidad.
  • Piel escamosa, blanquecina.
  • Picores e irritación.
  • Aparición de escamas o sensación de que nos estamos pelando.
  • Piel opaca.
  • Arrugas más profundas.

Rehidratar la piel con esta rutina

La solución a este problema y la recuperación del buen estado de la piel no sólo consiste en hidratar, sino que debemos centrarnos en rehidratar. Para ello es necesario modificar nuestra rutina de cuidados y añadir una serie de pasos que ayudarán a que la piel mejore en poco tiempo:

  1. Exfoliación. Para deshacernos de todas las pieles muertas y demás impurezas, es necesario realizar una exfoliación de forma regular. Para ello, y con el fin de no producir daños, realízalo con productos adecuados a tu tipo de piel y que, dentro de lo posible, sean suaves para que no provoquen una mayor irritación.
  2. Serúm. Tras la exfoliación, aplicar este tipo de productos concentrados actúan en profundidad y ayudan a devolver la elasticidad a la piel.
  3. Crema. Después del serúm, aplica una crema hidratante para tratar la sequedad.

Además de estos 3 pasos con distintos productos, es recomendable:

  • Beber al menos 2 litros de agua.
  • Desmaquillarnos cada día antes de irnos a dormir, no sólo utilizando un tónico sino también limpiando el rostro con un jabón neutro.
  • Elegir el producto más adecuado al tipo de piel.

¡Recupera la vitalidad y el confort de tu piel!

En esta época del año, recomendados 2 tratamientos faciales específicos para tratar esta problemática.

  • Sensiplus. Especialmente indicado para pieles secas y sensibles. Además de su acción calmante y restauradora de la barrera protectora de la piel, gracias a su complejo de aminoácidos, ayudar a retener la humedad en la piel, creando una acción intensiva y duradera.
  • Jonzac Rehydrate. Consiste en un tratamiento facial ecológicos, idóneo para aquellas pieles que necesiten, no sólo ese aporte extra de hidratación, sino también un efecto hidrorretentivo que evite la aparición nuevamente de la sequedad. Gracias a su fórmula enriquecida con ésteres, su efecto se mantiene a largo plazo y la piel se ve suave, hidratada y elástica.

¿Realizas alguna rutina hidratante para evitar la sequedad?

0 comentarios

Dejar un comentario

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.